6 razones de por qué se vuelve el contenido viral

contenido viral en sevilla

El contenido viral tiende a iniciar en redes pequeñas y cerradas (que a menudo no usan nombres o identidades reales). Vine y Snapchat -incluso grupos de Facebook- son otros espacios que reúnen comunidades más pequeñas con intereses compartidos e identidades que ayudan a motivar la participación.

Tanto los memes como los denominados challenge surgen en estos entornos y eventualmente incursionan a redes sociales más grandes y con más público.

Estas pequeñas redes permiten que el mensaje llegue con más facilidad a una masa interna importante. Una vez que el meme llega a Twitter y Facebook, básicamente se vuelve popular.

Entonces, ¿qué vuelve viral un contenido? ¿Qué hace que las personas participen de ese fenómeno? Existen muchos factores, pero hay seis razones que no pasan de moda sobre por qué (y cómo) algunas cosas se vuelven virales mientras otras simplemente mueren.

1. Los smartphones hacen la participación más sencilla

estrategia redes sociales

Es muy sencillo para nosotros capturar y editar imágenes y videos con nuestros smartphones y compartirlo de forma individual o a todos. Fundamentalmente, el surgimiento de memes y desafíos (challenges) se debe mucho a la corta barrera que hay para ingresar, tanto como se puede, a cualquier tendencia cultural.

Puede que siempre haya estado presente en la sociedad la inclinación por compartir ideas graciosas y participar en actividades de grupo, pero antes se requería de mucho más esfuerzo.

Las cosas siempre se han propagado vía oral. Pero ahora la tecnología amplifica cuán lejos las ideas de boca a boca pueden propagarse. Además, ya no se limita a palabras, simplemente hay que tener una imagen o video.

2. El contenido emocional motiva a compartir

Aunque el Internet es una plataforma multimedia, el uso diario es todavía una experiencia pasiva e internalizada. Sin embargo, estudios han mostrado que el contenido que puede desencadenar emociones tiende a ser lo que se comparte.

Estudios similares demostraron que las noticias (como artículos o noticias del mundo) tienden a ser compartidas por grupos afines con las mismas necesidades de conocimiento. En otras palabras, no compartimos las noticias con cualquiera, lo hacemos con personas que sabemos que obtendrán de ella la mayor utilidad.

Esto quiere decir que algunas historias pueden no “volverse virales” ya que está en juego una forma de auto censura, limitando el potencial alcance del contenido. Pero, de igual forma, otras historias pueden volverse virales dentro de solo una determinada comunidad de intereses compartidos (también conocida en medios sociales como “cámaras de eco”).

Sin embargo, el contenido emocionalmente resonante en cierta manera sobrepasa esas implícitas barreras sociales y políticas. Todos se pueden relacionar con la emociones y compartir sentimientos, de modo que ese tipo de cosas se propagan más rápido y entre círculos sociales.

3. Los sentimientos positivos ayudan a viralizar el contenido

social media para empresas en sevilla

Los mismos estudios mostraron que las buenas noticias se propagan más rápido que las malas noticias o aquellas con un resultado o connotación negativa.

Los desafíos y los memes son en esencia divertidos. La cualidad positiva los convierte en el fenómeno que es hoy en día.

De hecho, es su emoción extrema en general lo que hace que se propague con rapidez. También se podría argumentar que es el profundo impacto e indignación lo que genera y conduce también a la intimidación cibernética y mentalidad de masa, otro fenómeno online que se caracteriza por comenzar con un momento viral.

4. Se trata de las personas

Los medios populares no puede reproducir con facilidad este tipo de fenómenos porque son medios de difusión y no individuales. Las personas tienen diversos conjuntos de valores que quieren reflejar, mientras que los medios comunes tienen la posición más baja del denominador común.

Los medios populares no siempre llegar a las personas de forma viral y ciertamente no mediante la felicidad. Es muy poco probable que tengan éxito viral con imágenes y videos de impacto o indignación.

Los valores personales pueden compartirse a nivel individual, mientras que los medios populares tienen que reflejar los valores como un todo. Ellos se posicionan al final del círculo, cuando el meme ya ha alcanzado el mínimo del límite viral. Pero una vez que se apropia del contenido, masivamente amplificará el ángulo de la historia.

5. Los gráficos son increíblemente poderosos

empresa digital publicidad en sevilla

La combinación del video, las imágenes y la comunicación individual ha creado la habilidad para que todos compartan emociones de forma más visceral que cualquier otro.

La frase “una imagen vale más que mil palabras” nunca fue tan verdadero como ahora. Todos pueden crear o compartir una imagen, video o GIF para comunicar sus sentimientos en este nivel más visceral.

Por ejemplo, un GIF de un perezoso dándole a alguien una flor comunica mucho mejor sobre el mundo interno y la experiencia de la amistad y el respeto que mediante un ensayo o artículo.

Cuando una imagen o animación GIF radicalmente simplifica el mensaje, es más sencillo para otros compartirlo con cualquiera, de modo que el significado del contenido puede atravesar barreras lingüísticas.

6. La participación está en nuestro ADN

Los desafíos y el pasitivismo son lados similares de la misma moneda. Pero no habla de la necesidad de las personas por participar en su sociedad en la forma que muchas personas no pueden.

Las personas quieren crear su sociedad y cultura. Si los políticos no permiten su autoexpresión, tendemos a optar maneras más fáciles de demostrar y defender nuestros valores. Incluso si pueden ser creencias triviales en el gran esquema de las cosas, como creer que “todo el mundo debe sonreír”.

Dicho de otra manera, existe una tendencia natural para compartir ideas que representan poderosamente nuestras creencias más personales e íntimas.

cris sevillano foto
Cris Sevillano.
Directora Creativa Digital
Publicación: 28.08.2017

Más Artículos.